Economía 3.0, Nery Persichini

Tres alternativas seguras para sacarle el jugo a tus pesos

By On febrero 07,17

Argentina sigue siendo impiadosa con los ahorristas tradicionales y este año nuevamente hará que la renta de los plazos fijos no llegue a cubrir la inflación. Pero afortunadamente la Bolsa tiene instrumentos mejores y de bajo riesgo. Hoy presentamos una terna superadora.

Si vos sos de los que están satisfechos con su dinero invertido en un plazo fijo, tengo un mensaje que te va a incomodar: este año no será diferente a 2016, 2015 y los anteriores, y tus ahorros perderán nuevamente contra la inflación.

Una vez más, tu capital depositado en los bancos (que rinde un 18% anual) quedará rezagado ante el inevitable avance de los precios, que el mercado estima que se ubicará cerca del 21% en 2017. Es  decir, tus ahorros, una vez salidos del banco, van a comprar menos bienes a fin de año que los que compran hoy.

Ante este panorama injusto, desde Inversor Global no nos quedamos con los brazos cruzados. Por el contrario, deseamos que no sigas apostando por el caballo lento y perdedor de los plazos fijos. Te instamos, en cambio, a que te subas a un corcel más rápido para que de una buena vez le puedas dar batalla a la suba de precios.

Para ello te presentamos no una, sino tres opciones superadoras del plazo fijo y relativamente seguras para invertir en pesos.

1) Letras del Banco Central (Lebac)

Son los títulos de corto plazo que el BCRA emplea para absorber pesos del mercado. Como a fines de 2015 y principios de 2016, Federico Sturzenegger, presidente de la entidad, pensaba que había muchos billetes en la plaza, aumentó la tasa de la Lebac, una variable que era la referencia ineludible para el mercado. Precisamente esto hizo de las Lebac una de las “celebridades” financieras de 2016 con rendimientos nominales de hasta 38% anual.

Pero este año hubo cambios de peso. El primero fue que la tasa de Lebac dejó de ser una referencia para la política del BCRA (ahora se inclinó por los pases bancarios a 7 días). La segunda es que el premio de las Lebac es más bajo. Sin embargo, sigue siendo una alternativa atractiva. Hoy en día, las Letras a un mes pagan una tasa del orden del 23% anual.

Así, en tanto superan la inflación esperada, las Letras del BCRA tienen lo que se conoce como una tasa de interés real exante positiva. Es decir, antes de tomar una decisión de inversión, es una alternativa atractiva según las expectativas.

Si profundizamos un poco más en el mundo Lebac, vemos que se parecen bastante a un bono. De hecho, son deuda del BCRA, siendo sus prestamistas nosotros, los inversores.

Pero a diferencia de la mayoría de los títulos locales, las Lebac tienen la particularidad de que se emiten con descuento. Específicamente, son “cupón cero”. Esto significa que amortizan la totalidad del capital al vencimiento y no hacen pagos de interés. La tasa de interés se calcula implícitamente entre el capital invertido y el monto recibido el día del pago.

Otra característica distintiva es que el Banco Central ofrece mensualmente estos títulos en una licitación a la que pueden acceder los minoristas.

Cabe destacar que las Letras del BCRA son los títulos más seguros del mercado porque quien los emite es la entidad encargada de imprimir los billetes. Tienen riesgo de default cero.

2) Cauciones

Otra forma segura de invertir en pesos es a través de las cauciones. Aunque es muy probable que las cauciones sean desconocidas para la mayoría de los ahorristas, en la plaza financiera son el centro de la atención. Son las estrellas del mercado de dinero porque mueven más del doble de dinero que las acciones.

La caución es lo más parecido a un plazo fijo en la Bolsa. Pero en lugar de prestarle dinero al banco, el colocador de una caución le presta fondos a otro inversor (llamado tomador).

El colocador aporta el efectivo y al término del período establecido, se hace del capital original más los intereses correspondientes. En tanto, el tomador recibe los fondos dejando títulos (bonos o acciones) en el Mercado de Valores como garantía de repago.

Cuando vence la caución, el colocador recibe los intereses y el capital pactados mientras que el tomador devuelve el préstamo más sus intereses y recupera sus títulos.

Si bien la caución se parece a un plazo fijo, es una variante superadora. Una ventaja frente a las alternativas bancarias es que las cauciones se pueden efectuar a un plazo menor que 30 días. En efecto, el mínimo es 7 días (y el máximo es 120), algo que dota de gran liquidez a la decisión de colocar el capital de esta forma.

Además de líquidas, las cauciones son alternativas extremadamente confiables porque las operaciones están garantizadas por el Mercado de Valores de Buenos Aires S.A.

Hoy en día, las cauciones tienen un rendimiento nominal anual de entre 20% y 22%, aunque durante la rueda se pueden llegar a conseguir tasas superiores.

3) Cheques de pago diferido (CPD)

Esta tercera variante para invertir en pesos es quizás es la más fácil de entender, en particular si conocés cómo operan las PyMeS que emiten cheques para, por ejemplo, saldar cuentas con sus proveedores.

Los CPD son cheques librados por empresas para ser cobrados en una fecha posterior no mayor a un año. Si el tenedor del CPD (por lo general, un proveedor) desea cobrarlo antes de la fecha prevista puede venderlo en el mercado de capitales. Claro que recibirá un monto inferior (por el efecto de una tasa de descuento) como contraprestación de obtener el dinero por anticipado.

En este contexto, los inversores minoristas pueden comprar los CPD en la Bolsa al precio con descuento y cobrar el valor nominal del cheque en la fecha de vencimiento. De esta forma, la ganancia obtenida es la diferencia entre el monto indicado en el cheque y el dinero que pagado al comprarlo.

Quizás estés preguntándote por el riesgo de estos instrumentos…

A diferencia de los CPD que se libran entre empresas y que pueden tener un mayor riesgo de crédito en función de la solvencia del librador, en la Bolsa la mayoría de los cheques que se negocia está avalada por Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). Esto reduce sustancialmente el riesgo de impago, algo que favorece tanto a los inversores (se sienten más seguros) como a las empresas (pueden financiarse más barato).

En esta línea, las PyMes son las compañías que más aprovechan este canal de acceso a fondos. En 2016, el 95% del financiamiento total PyMe en Bolsa (US$ 855 millones) estuvo explicado por los cheques de pago diferido.

En cuanto a la rentabilidad, los inversores que compran CPD pueden esperar una rentabilidad de entre 22% y 30%, según el plazo y las condiciones imperantes del mercado.

Una última consideración de los CPD es que son menos líquidos que otras alternativas. Esto puede hacer que sea dificultoso vender el cheque en el mercado antes de la fecha de cobro. Por lo tanto, la sugerencia para quienes se posicionan en estos activos es mantenerlos hasta el vencimiento.

En resumidas cuentas, con las Lebac, las cauciones y los cheques diferidos tenés a disposición inversiones seguras, que rinden cómodamente más de 20% anual y que van a contribuir a que tus pesos le ganen a la inflación en 2017.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini.

P.D.: Si te interesa conocer las mejores alternativas del mercado argentino, te invito a que leas las sugerencias que ofrecemos en Revancha Argentina. Podés conocer más información haciendo click en este link.

Deja un comentario