Economía 3.0, Nery Persichini

La navaja suiza que no puede faltar en tu portafolio

By On marzo 07,17

En el mundo de las inversiones, hay pocos instrumentos tan versátiles y “todoterreno” como los bonos. Con ellos, es posible ganar en las buenas y en las malas gracias a sus, por lo menos, 6 fuentes de rentabilidad.

De chico siempre tuve fascinación por la navaja suiza. Me encantaba la idea de tener en mi bolsillo una herramienta con tantas funciones. Una navaja suiza generalmente incluye un cuchillo y varios utensilios más, como destornilladores, tijera, lima, sacacorchos y abrebotellas.

Por supuesto, que es un objeto peligroso para un chico. Ésta fue la razón por la que nunca me dejaron tener una…

Sin embargo, de grande, ahora puedo afirmar que tengo siempre una conmigo. No en el bolsillo, sino en mi cartera de inversión. No es una navaja suiza tradicional, pero por la gran cantidad de beneficios que ofrece, puedo afirmar que es un instrumento tan versátil como infaltable.

Estoy hablando de los títulos públicos o de los bonos en general.

No exagero al decirte que tienen tantas formas de generar rentabilidad como funciones tiene una navaja suiza. En la jerga financiera, a cada una de esas variantes de retorno se las llama genéricamente “carry”.

Carry es un sinónimo de rendimiento, pero viene de formas menos obvias que el mero cobro de cupones de renta. Dentro de las principales fuentes de beneficios, los siguientes tipos de carry están siempre presentes en todos los bonos.

El primer tipo de rendimiento de nuestra navaja suiza es el vinculado a la madurez o maturity. Esto es, la fecha en la que el bono deja de existir. También se lo conoce como riesgo de duration. A grandes rasgos, esta vía de beneficios se produce cuando en el mercado se verifica un descenso de la tasa de interés. Esto impacta más que proporcionalmente en los títulos más “largos” por lo que sus cotizaciones se revalorizan.

Los bonos en dólares argentinos son un fiel exponente de este tipo de carry. Por ejemplo, el Discount Ley Argentina (DICA), un título que vence en 2033, tenía un rendimiento promedio de 12% en 2014. Tras la salida del default y el regreso de nuestro mercado al mundo, hoy la tasa del DICA es 7,6%. En el proceso, además de pagar los cupones semestrales de más de 11% anual, su precio saltó de US$ 85 a US$ 107, trepando 26% en dólares.

La segunda herramienta de carry de la navaja es el riesgo de crédito. Si los bonos soberanos, subsoberanos o corporativos tienen una calificación menor a AAA, siempre van a existir diferencias de spreads. Esta brecha incluso se da entre Nación y provincias debido a que la primera se considera más solvente que las segundas.

Por caso, Córdoba acaba de endeudarse a 10 años a una tasa de 7,45%, mientras que el Tesoro Nacional, eligiendo el mismo plazo, lo hizo al 7%. Esos 45 puntos base son una fuente extra de rentabilidad para quienes opten por este tipo de títulos provinciales.

La volatilidad (y sus consecuencias) es la tercera herramienta de carry. Los bonos poseen una prima por volatilidad que genera rentabilidad, muy útil en tiempos de cambios graduales. Pero los riesgos se amplifican en escenarios de alza abrupta de tasas de interés.

Sin ir más lejos, los 80 puntos básicos que subió la tasa de interés de los bonos a 10 años de Estados Unidos cuando ganó Donald Trump en noviembre produjeron un aluvión de bajas que, una vez apaciguados los ánimos, luego serían oportunidades irresistibles para muchos inversores.

Una cuarta forma de hacer carry con bonos está en las posibilidades de la curva de rendimientos. Este concepto se refiere a la línea de tendencia que muestra las expectativas de rentabilidad de los inversores según el horizonte de inversión. Para aproximar el tiempo a una medida y poder hacerla comparable, se usa la duration de los bonos.

Simplificadamente, la teoría dice que si un título está por debajo de la curva, está caro y por lo tanto debería venderse. En cambio, si el bono está por encima de la curva es una oportunidad de compa porque está desarbitrado.

Aquellos inversores más sofisticados pueden aprovechar la curva para desarrollar estrategias de enfocadas en determinados plazos, optando tácticas concentradas en un rango puntual de duration (bullet) o eligiendo fuertemente bonos cortos y largos, sin posiciones de mediano plazo (barbell).

Las últimas dos fuentes de carry en bonos son bien conocidas por los argentinos. Una se refiere al tipo de cambio. La otra, a la inflación.

Así, el riesgo de una devaluación es nuestra quinta vía de rentabilidad. ¿Cómo funciona? Basta con posicionarse en activos denominados en moneda extranjera. Dentro de este espectro, encontramos títulos que pagan en dólares como la principal forma de obtener un retorno en pesos gracias a la ventaja de la cobertura. Pero también debemos considerar a los dollar-linked que, si bien pagan en moneda local, están atados a la evolución del tipo de cambio y ofrecen una tasa por encima de la devaluación.

El sexto y último componente de nuestra navaja suiza de carry se relaciona con la inflación. Para que los inversores obtengan una tasa real positiva (rendimiento nominal superior a la inflación), pueden incorporar bonos indexados. De esta forma, el deterioro del poder de compra no afecta el capital y, al mismo tiempo, se obtiene un beneficio real. En contextos como el actual en los que la inflación tiene un rebrote, en Argentina los títulos que ajustan por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) son una alternativa nada despreciable para invertir.

En resumen, las inversiones en bonos regalan muchas herramientas para lograr carry. La madurez, los diferenciales de crédito, la volatilidad, la curva de rendimientos y los componentes cambiarios e inflacionarios son artilugios con los que todo título cuenta para generar rentabilidad.

No dejes destinar una parte de tu portafolio (70% si sos conservador) a una “navaja suiza” tan útil y rentable como los bonos.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini.

P.D.: Si te interesa conocer las mejores alternativas del mercado argentino, te invito a que leas las sugerencias que ofrecemos en Revancha Argentina. Podés conocer más información haciendo click en este link.

Deja un comentario